Así como la combinación de proveedores de pago dentro de las plataformas fintech se ha convertido en el estándar para casi todas las industrias, hacer crecer y mantener la expansión de un negocio viable requiere una solución de pago global confiable. Con los adecuados proveedores, las capacidades y el apoyo continuo, todas las empresas, no importa el tamaño o experiencia, tienen la oportunidad de llegar a nuevos mercados.

A medida que la pandemia evolucionó y las economías recuperaron la estabilidad, disminuyó la incertidumbre, las agencias fronterizas abordaron y superaron los desafíos logísticos, y las empresas comenzaron a usar y diversificar las plataformas de pago para continuar el flujo del comercio exterior.

De acuerdo con el Inegi, el producto interno bruto de México disminuyó 8.5% en 2020, mientras que el sector fintech, según un estudio de Finnovista, creció 190% entre 2016 y 2020, lo que lo convierte en una pieza clave para la recuperación económica. Esto, a su vez, muestra que las fintech aumentan el acceso a los recursos financieros tanto para individuos como para empresas.

Una vez que las operaciones de las empresas crecen y comienzan a operar en los mercados internacionales, el uso de un único proveedor de pagos se vuelve insuficiente porque es inevitable que surjan complicaciones por la necesidad de soluciones rápidas y eficientes que ofrezcan las mejores alternativas en cuanto al cambio de divisas (FX) en cada país y los altos costos que implican estas transferencias. Por tanto, tener un único proveedor puede perjudicar a los negocios en lugar de hacerlos prosperar y llegar a otros mercados.

Los empresarios ahora pueden utilizar la tecnología API (interfaz de programación de aplicaciones) para acceder, optimizar e incluso evitar los obstáculos de pago globales comunes que anteriormente les impidieron hacer crecer su negocio. La integración de una API en su plataforma permite a los usuarios acceder a múltiples proveedores de pago y brindarles una solución práctica para pagar a empleados, contratistas y proveedores en todo el mundo. La diversificación de las capacidades de una sola API mejora la experiencia del usuario, la lealtad del cliente y brinda a la empresa la capacidad de crecer más rápido y de manera más confiable.

Este es el caso de Routefusion, una empresa fintech que recientemente inició operaciones en México y habilita pagos transfronterizos simples a través de su API. Después de una configuración inicial, los usuarios pueden acceder de inmediato a su ecosistema de proveedores de pago con licencia, beneficiarse de una incorporación acelerada de beneficiarios (proveedores, empleados, contratistas) y pagar localmente en más de 140 monedas.

Routefusion ofrece más flexibilidad en los pagos globales, ya sea FX, cuentas bancarias globales, redes de pago locales (ACH, SPEI, SEPA, transferencias SWIFT) y servicios de cobertura, lo que ayuda a mitigar el riesgo y controlar sus resultados. Combinada, esta solución todo en uno permite a los dueños de negocios expandirse fácil y rápidamente a nuevos mercados en cualquier parte del mundo.

La misión principal de Routefusion es brindar al cliente tres bases fundamentales para una experiencia positiva y exitosa: un producto dinámico con múltiples opciones de pago y proveedores, soporte continuo de expertos en tecnología fintech y cumplimiento del procesamiento de pagos.

Colton Seal, fundador y CEO de Routefusion, enfatizó la importancia de utilizar esta tecnología para alternar, a través de este sistema y sus múltiples conexiones, pagos y así complacer a clientes de empresas de cualquier tamaño. Es, subrayó, una herramienta muy atractiva para hacer crecer negocios a nivel internacional a muy bajos costos.

Te podría interesar: Marketing omnicanal construye conciencia sobre la marca y es fundamental para las PyME

El tamaño e importancia del mercado de pagos internacionales no es menor. Según la consultora McKinsey & Company, en 2021 el sector de pagos experimentó su primera contracción de ingresos en 11 años, como resultado de la desaceleración económica producto de la pandemia, los ingresos globales por pagos ascendieron a $1,9 billones en 2020.

Sin duda, los pagos globales representan numerosos desafíos para las empresas a nivel global, entre los que se encuentran: poca experiencia en las leyes de cada país, desconocimiento de las obligaciones tributarias locales, gran volumen de transacciones a procesar, realización de pagos en diversas monedas y gestionando numerosos proveedores, entre otros.

Al utilizar un recurso como Routefusion, las empresas no solo pueden tener a su disposición una solución de pagos global confiable, sino que también pueden pivotar rápidamente y acelerar su crecimiento en cualquier lugar del mundo al que deseen ir.

Redaccion
barbara.mundoplastico@gmail.com