De acuerdo con Pablo Viguera, co-fundador de la plataforma Belvo, en México hay un esfuerzo bastante grande por fortalecer la Banca Abierta, esa tendencia basada en la apertura, acceso e intercambio de datos bancarios de los clientes en el ámbito financiero.

Las actualizaciones regulatorias en la materia van en línea con lo que se ha hecho en la Unión Europea y Reino Unido para respaldar y reforzar al modelo, según Viguera en entrevista con Mundo TI; aunque, eso sí, la implantación total del Open Banking será paulatina y lenta, debido a que los bancos en méxico no cuentan aún con todos los incentivos tecnológicos necesarios, a decir del vocero.

Es así que para empujar el desarrollo de mejores servicios y propuestas financieras que satisfagan al usuario (como el Open Banking), Belvo es un facilitador como plataforma de  Interfaces de Programación de Aplicaciones o APIs (por sus siglas en inglés) y eslabón clave para conectar e intercambiar -de manera segura-, información de los consumidores entre los sistemas bancarios y distintos sistemas de pagos digitales.

Pero más allá de facilitar la existencia de productos financieros eficientes que amplíen la inclusión financiera; su misión es llenar un vacío de productos financieros a un segmento de la población conformado por trabajadores independientes y con ello, ir un paso más allá del Open Banking y habilitar el Open Finances:

“Los bancos no la atienden (a este segmento de la población), no están bancarizados y por lo mismo, nadie tiene información sobre su actividad financiera como para que terceros (como fintechs) les ofrezcan servicios a su medida; sin embargo, sí hay datos que nadie procesa, como los arrojados por ecosistemas digitales o economía colaborativa; cuentas de Uber, por ejemplo, pero nadie los contextualiza a favor del cliente”.

Bajo la lógica de Viguera, el Open Finances atendería a personas que aún sin cuentas bancarias son ideales solo por tener un ingreso constante al mes, trabajadores como un conductor de Uber que son buenos candidatos a nivel crediticio, porque en proporción a sus ingresos y bajo una tasa de interés acorde a sus alcances pueden recibir servicios bien específicos. Esos datos que sirven para diseñar productos únicos y a la medida del consumidor son los que maneja Belvo.

De este modo, Open Banking y OPen Finances se ampliarían las oportunidades financieras y se da paso a una bancarización democrática segura. Respecto a la seguridad, Pablo Viguera detalló que el acceso de información que brindan a fintechs y bancos es con altos estándares y protocolos de encriptación, con algoritmos simétricos y técnicas adecuadas de almacenamiento de datos sensibles. “Aunque no somos un banco, hemos construidos niveles cuasi bancarios de protección de información”, añadió.

De este modo, con innovación y seguridad, se pondrá al consumidor de cara a un variado abanico de posibilidades financieras como Neobancos, Challenger Banks, y Wallets o Carteras Digitales; de hecho, PwC estima que, al menos 32% de los bancos ya generan algún tipo de alianza o relacionamiento estratégico con fintechs que desarrollan estas opciones:

Neobancos o Neobanks, entidades financieras completamente digitales apoyadas en últimas tecnologías para ofrecer productos personalizados y con ello, nuevas experiencias de usuario. Sus pocos costes asociados permiten un precio accesible para el consumidor. Cuentan con una licencia de dinero electrónico para ejecutar todos sus movimientos.

Challenger Banks también respaldados en tecnologías y software para digitalizar y optimizar la banca minorista con canales de distribución digital (generalmente móviles), para ofrecer cuentas corrientes, préstamos, seguros y tarjetas de crédito, incluyen a personas sin acceso a servicios financieros. Cuentan con licencia bancaria al igual que los bancos tradicionales para operar plenamente como una institución financiera.

Wallets o carteras digitales La mayoría de los bancos ya las ofrecen para que el usuario haga compras digitales desde casi cualquier móvil, mediante una aplicación móvil.

Finalmente, en cuanto a los factores que  acelerarían un avance más rápido y seguro hacia la Banca Abierta y el concepto inclusivo de Open Finances en el país, son necesarias una mayor educación sobre las ventajas de las opciones digitales financieras y más iniciativas normativas: “Esto sería un catalizador de adopción masiva, a mayor regulación, mayor entendimiento y alineación entre todos los actores, apalancados con tecnologías”, finalizó el co-fundador de Belvo.

admin_mundo2019
admin@mundoplastico.net