• La construcción de smart buildings es tendencia a nivel mundial, principalmente por la creciente concientización ambiental y la priorización del desarrollo sostenible.

El funcionamiento diario de los edificios consume al menos el 40% de la energía consumida en la mayoría de los países, según especialistas. Una de las tendencias en el ahorro energético es la automatización, lo que ha impulsado el desarrollo de edificios inteligentes.

De acuerdo con un estudio del Consejo Americano para una Economía Eficiente de Energía (ACEEE), “los edificios comerciales podrían ahorrar hasta $60 mil millones de dólares si las inversiones en eficiencia energética se incrementaran en solo 1-4%”.1

Expertos comentan que si consideramos la vida útil de los edificios desde el momento en que se colocan los primeros cimientos hasta su desmantelamiento final, el 90% de las emisiones de dióxido de carbono tienen lugar durante la etapa operativa, es decir, después de su construcción. Y eso principalmente debido a su HVAC (calefacción, ventilación y aire acondicionado), iluminación y sistemas eléctricos.

Alejandro Bargalló, Director de Ingeniería en Generac para América Latina, especifica que las edificaciones inteligentes son construcciones capaces de economizar energía, colaborar con el desarrollo sostenible, aprovechar recursos tecnológicos en su grado máximo y utilizar la tecnología de la información para optimizar sus características.

“La construcción de edificios inteligentes es tendencia a nivel mundial, principalmente, por la creciente concientización ambiental y la priorización del desarrollo sostenible. Ahorrar agua y electricidad es mucho más fácil cuando se logra la automatización de los sistemas”.

El avance tecnológico y el potencial del Internet de las Cosas (IoT) desde el punto de vista energético, tienen un potencial significativo para acelerar la transición de un sistema energético centralizado a una red descentralizada, donde los edificios son productores y consumidores e incluso pueden decidir cuándo actúan como uno u otro.

“La racionalización de los recursos, principalmente de la energía eléctrica, es primordial para que una edificación sea considerada smart. Al usar menos energía, se constituye un sistema con eficiencia energética”, comparte Bargalló.

Sin embargo, paradójicamente la inteligencia y automatización de sus instalaciones dependen de la disponibilidad de la energía. Por lo tanto, los sistemas de estas edificaciones precisan energía de respaldo para preservar el confort y funcionalidad que caracteriza a estos edificios en caso de que ocurra una falla del suministro eléctrico.

Por otro lado, Fernando Velasco Director de Energy View by Generac, comenta que: “Una vez teniendo asegurado el suministro eléctrico, una oportunidad clara que se presenta en la mayoría de las instalaciones de edificios inteligentes, es poder explotar o analizar la información disponible. Todos estos sitios cuentan con sistemas automatizados y la cantidad de data es muy grande, que difícilmente se puede analizar con las plataformas de monitoreo y control tradicionales, a diferencia de lo que un sistema de analítica de información te pueda arrojar”.

El análisis de esta información con el software correcto, puede arrojar la detección o identificación de oportunidades para la toma clara de decisiones enfocadas en mejoras de la operación de sistemas de confort y seguridad, así como en el uso eficiente de energía.

El ejecutivo concluye “En México, Generac ha trabajado en soluciones completas de respaldo de energía -para preservar los sistemas automatizados de las edificaciones- y sistemas de monitoreo remoto y análisis de información en segmentos de misión crítica, como banca y telecomunicaciones. Generac con la analítica de datos tiene la oportunidad de identificar ahorros en cualquier instalación.”

Para mayor información sobre las soluciones de respaldo de Generac, visite: www.generac.com

admin_mundo2019
admin@mundoplastico.net