El edge computing, la frontera (como en el espacio exterior), será esencial para llevar la inteligencia artificial a una amplia gama de aplicaciones prácticas al abordar problemas de latencia, privacidad, seguridad, eficiencia energética y disponibilidad.

Y es que si en Latinoamérica queremos llegar a esos estadios en los que la inteligencia artificial sea más que un glamoroso tema de conversación, no será posible depender exclusivamente de la nube para procesar datos, el edge computing permitirá realizar el procesamiento más cerca del lugar donde se generan los datos, lo que sin duda reducirá la latencia, lo que es totalmente crucial para aplicaciones de inteligencia artificial en tiempo real, como vehículos autónomos, sistemas de asistencia médica y automatización industrial.

«En Dell Technologies ya no estamos pensando solamente en capacitar o hacer pruebas», indicó John Roese, director global de tecnología de la empresa durante la conferencia virtual «Predicciones para 2024 en América Latina». «Para nosotros la inteligencia artificial generativa es una total prioridad; con ella veremos transformarse los procesos de ventas, el servicio al cliente y la gestión de contenidos en la región».

En 2024 la inteligencia artificial será el centro del universo, y el edge es la forma de ponerla en acción ya que se solucionarán temas de privacidad al evitar la transmisión de datos sensibles a través de redes. Limitar la transferencia de datos reduce la superficie de ataque para posibles amenazas de seguridad en un panorama zero trust que nos dejará lograr el rendimiento y la eficiencia necesarios para escalar la IA a un sistema global». John Roese, director global de Tecnología de Dell Technologies

Durante la conferencia virtual, Roese también apuntó que es muy poco probable que se llegue a una regulación global para estas tecnologías, ya que cada país tendrá su propio esquema regulatorio y no es posible saber si convergerán: «Es un hecho que las multinacionales y las empresas globales tendrán dificultades. Tendrán que adaptarse a la normativa de cada ámbito de actividad”.

El directivo también explicó que el diálogo de la IA generativa pasará de la teoría a la práctica, con cambios en los costos y la infraestructura de capacitación. De cara al 2024, se puede esperar que la primera ola de proyectos empresariales de IA generativa alcance niveles de madurez que expongan aspectos importantes de la IA generativa que no se hayan comprendido en esta etapa inicial.

Cada vez más, el enfoque de las empresas pasará de la experimentación amplia a un enfoque estratégico vertical, en el que se elegirán pocos proyectos de IA generativa que puedan ser verdaderamente transformadores.

Por su parte, el presidente de Dell en América Latina, Luis Gonçalves, opinó que las empresas ven el potencial de la IA en la innovación. «En esta era de evolución impulsada por los datos, Dell es un orquestador único, que guía estratégicamente a los clientes a través del ecosistema de IA en evolución y garantiza la infraestructura esencial, escalable y eficiente necesaria para reducir la complejidad de los pilotos de IA».

América Latina ha registrado un crecimiento expansivo de oportunidades para implementar IA, gracias a la apertura general a la tecnología y a un agudo sentido de la experimentación. Gonçalves destacó los resultados recientes del estudio sobre el Índice de innovación de Dell, que señala que las empresas regionales reconocen claramente el poder de la tecnología para hacer posible la innovación y las consecuencias de quedarse rezagadas. 

“La gran mayoría de los países: Brasil: 97%; México: 90%; Argentina: 86%; Colombia: 77%; NOLA: 67% están en la búsqueda activa de tecnologías transformadoras para concretar sus metas de innovación. Esta mentalidad de liderazgo posiciona a América Latina en la vía rápida, ya que asimila información valiosa de regiones maduras en IA para avanzar rápidamente en la implementación de casos de uso locales impactantes», apuntó Gonçalves.

En esta era de la evolución impulsada por datos, Dell se erige como un orquestador único, que guía estratégicamente a los clientes por el ecosistema de IA en evolución y garantiza la infraestructura esencial, escalable y eficiente necesaria para reducir la complejidad de los pilotos de IA”.

Diseñar una infraestructura de cómputo en el extremo (edge computing) moderna implica considerar varios aspectos para garantizar eficiencia, rendimiento y seguridad. Desde los requisitos de hardware hasta la arquitectura de red, que permitan la comunicación entre dispositivos edge y la nube y equipamiento especial para la aceleración de la IA, hasta la gestión de datos, (recopilación, almacenamiento y procesamiento de datos en el extremo), así como la sincronización y transferencia de datos a la nube si es necesario, a través de medidas de seguridad robustas.

Te podría interesar: La inteligencia y el hogar conectado

Con la rápida transformación y la creciente madurez digital en América Latina, el panorama de la región está maduro para el desarrollo de estas tecnologías emergentes. 

“En 2024, América Latina verá un renacimiento tecnológico, donde la IA generativa, los ambientes de varias nubes, la seguridad cibernética y el edge inteligente convergerán, lo que desbloqueará un potencial sin precedentes. La IA, la tendencia primordial, impulsará el crecimiento de nuestra gama de productos. Desde dar forma a ecosistemas de varias nubes hasta revolucionar la administración de datos, nuestra gama APEX ‘como servicio’ permite a los clientes dar la bienvenida a la innovación sobre bases sólidas”, concluyó Gonçalves.

Bárbara Gaxiola
info@mundoplastico.net