El fin de año se acerca rápidamente y, con ello, la oportunidad de cambiar de vida con nuevos propósitos y hábitos financieros. Como cada año, miles de mexicanos tienen como objetivo predilecto lograr una mejor economía pues, de acuerdo con Kantar, 74% de la población se propone tomar acciones para alcanzar la tranquilidad financiera, y de ese porcentaje, 57% busca aumentar sus ingresos.

Arkangeles, una plataforma de fondeo colectivo que le permite a cualquier persona  convertirse en un inversionista de alto riesgo y acceder a retornos exponenciales a partir de inversiones que van desde los 5 mil pesos, es consciente de estos propósitos y se propone, con estos consejos, a ayudar a que las y los mexicanos puedan transformar su realidad financiera para este 2024.

Panorama de las inversiones en México

Si bien es cierto que para muchos mexicanos invertir se convierte cada vez más en una opción interesante, y existen alrededor de 5.6 millones de personas con una cuenta de inversión según la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles, la realidad es que persiste una gran brecha de falta de información y educación. De acuerdo con la Bolsa Mexicana De Valores, 44.4% invertiría si encontrara un producto que otorgara buenos rendimientos; 27.8% si se le pidiera poco dinero para iniciar, y 20.4% lo haría si encontrara una solución fácil de entender.

Lo anterior muestra que las y los mexicanos están dispuestos a mejorar su salud financiera a través de la inversión; sin embargo, los diversos retos que existen –como la falta de información, los altos montos solicitados por la banca tradicional o no contar con herramientas claras y fáciles de entender–, dificulta que cada vez más personas puedan aprovechar al máximo los beneficios de la inversión. Ante este panorama, ¿cómo mejorar la salud financiera a través de la inversión?

1. Es momento de invertir diferente

La mejor forma para comenzar el año invirtiendo es recurrir a las inversiones alternativas. Tradicionalmente, las inversiones se suelen situar en la mente de las personas como una actividad relacionada con la bolsa de valores y el mercado, mientras que la inversión en empresas se situaba como algo exclusivo de los grandes inversionistas con amplio capital.

“Las inversiones alternativas, a diferencia de las tradicionales, se realizan fuera de la bolsa y no dependen de su fluctuación. Al hablar de activos alternativos, usualmente se refiere a infraestructuras, capital privado, bienes raíces, materias primas e incluso colecciones de arte antiguo o monedas. Aunque previamente invertir en estos activos era solo para expertos y personas con altos poderes adquisitivos, la realidad hoy es diferente. Gracias a plataformas y soluciones de inversión, cualquier persona puede acceder a estos productos con un capital mínimo y asesoramiento constante”, indica Luis X Barrios, CEO y fundador de Arkangeles.

2. Convertirse en un ángel

Actualmente se reconoce que las startups impactan positivamente en la sociedad a través de soluciones que mejoran la calidad de vida de miles de personas. De ahí que la innovación haya empezado a ganar apoyo como nunca antes, lo que se ha traducido en financiación.

El concepto de que una empresa debe madurar y empezar a ganar dinero para atraer a los inversores también se ha transformado, hasta cierto punto, gracias a los inversionistas ángeles.

Antes, la inversión ángel se limitaba a los individuos de alto patrimonio neto (HNI, por sus siglas en inglés), pero la creciente información disponible y el interés de los emprendedores por crecer más rápido está transformando la inversión ángel en México, haciéndola accesible para el público en general.

Esto significa que los mexicanos cuentan con la opción de invertir en tecnología que antes solo estaba al alcance de inversores de capital riesgo y gestores de fondos institucionales. Como resultado, ahora es posible invertir en empresas privadas que van desde la salud y la cocina hasta la educación y la robótica.

3. Diversificar y crecer al ritmo de la tecnología

La inversión en startups es una clase de activos de alto riesgo que está ganando terreno como una de las clases de activos alternativos de mayor impacto, ¿por qué?, porque se obtienen grandes rendimientos.

Contrariamente a la creencia popular, la inversión ángel en startups tecnológicas es una gran oportunidad para reducir el riesgo de la cartera. Dentro de la inversión ángel, un sistema de creencias que circula es “nunca poner todos los huevos en la misma canasta», lo cual es totalmente cierto en este caso.

Tener acciones en una empresa que no cotiza en bolsa implica que los rendimientos de las startups suelen estar menos asociados a los movimientos del mercado, lo que reduce el impacto de las perturbaciones negativas del mismo y, por tanto, el riesgo no sistemático de una cartera.

Cuando una startup crece, se apoya en el crecimiento de la economía del ecosistema. El resultado son nuevas posibilidades de negocio, innovación, iniciativas centradas en la tecnología, y ello se traduce en cada vez más opciones diversificadas de inversión. Ser un inversionista ángel que diversifica sus inversiones contribuye al crecimiento del ecosistema, la generación de empleos y el progreso tecnológico del país.

“Cuando se trata de formas de crear riqueza, las oportunidades que existen para los inversores de capital riesgo y los ángeles inversores –no solo para generar beneficios, sino también para dar forma al futuro–, son enormes”, finaliza Luis X. Barrios. “Para contribuir a forjar el futuro de un sector y de la economía del país, invertir en activos alternativos y convertirse en ángel inversionista de startups es una forma práctica de lograr los propósitos de salud financiera para este 2024”.

Redaccion
barbara.mundoplastico@gmail.com