El más reciente informe sobre el Futuro del Empleo del Foro Económico Mundial calcula que en el mundo se generarán 150 millones de nuevos empleos tecnológicos durante los próximos cinco años. La demanda de empleos que ayudan a la digitalización de todos los sectores sigue en aumento pero existe un déficit de profesionales capacitados para atender estas necesidades.

Esta brecha de talento se da en todo el mundo, pero en Latinoamérica es más notoria. Según la firma IDC, en la región existe un déficit de 38% de programadores a pesar de la alta demanda de las empresas y organizaciones por estos perfiles, ya que son los encargados de crear programas de software, páginas web, apps y otras soluciones tecnológicas que permiten resolver diversas necesidades de nuestra vida diaria. 

Debido al potencial de la tecnología para detonar la transformación, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estima que para el 2025 Latinoamérica requerirá 1.2 millones de desarrolladores de software. Específicamente en México, la demanda de desarrolladores va al alza: Según un reporte de empleos emergentes de LinkedIn, destacan puestos relacionados con disrupciones tecnológicas, en los que los principales cargos son desarrollador front-end, desarrollador back-end, asesor de diseño de producto, especialista en SAP, e ingeniero de informática en la nube.

Estos puestos demandan conocimientos relacionados con diversos lenguajes de programación, siendo los más comunes Java Script, Python, Java, C++ y PHP, según el reporte más reciente de State of the Developer Nation.

En México, un programador Java puede ganar entre 26,013 y 29,329 pesos en promedio al mes, según la plataforma de empleo Indeed, aunque este ingreso incrementa dependiendo la experiencia y el proyecto para el que se trabaje. Sin embargo, en mercados como Estados Unidos, los trabajos que demandan habilidades en programación ganan 20 mil dólares más que el resto.

La demanda por programadores y el hecho de que estos perfiles puedan acceder a mejores salarios es resultado de la rápida digitalización de las industrias, un fenómeno que se acentuó durante la pandemia: de acuerdo con Crack the Code —la academia online que está empezando a revolucionar el futuro de las niñas, niños y jóvenes al convertirles en personas creadoras de tecnología a través del código y la programación— la programación fue la habilidad más demandada durante 2021. 

De hecho, el 80% de los niños que cursan la primaria hoy requerirán conocimientos de programación para los trabajos que desempeñen en la vida adulta. Por ello es importante que niños y jóvenes en México y Latinoamérica cuenten con conocimientos y habilidades de programación, que les permitan encaminarse a un mercado laboral donde les sea fácil posicionarse y crecer, pues contar con estas habilidades no solo abre las puertas de la industria tecnológica, sino de los sectores de salud, entretenimiento, retail, diseño, turismo y ciencia, entre otros, donde también necesitan soluciones tecnológicas para seguir desarrollándose.

Podría interesarte: Final de las cookies y la oportunidad para las experiencias digitales.

Asimismo, aprender habilidades de programación desde temprana edad ayuda al desarrollo de capacidades como el pensamiento lógico y abstracto, la capacidad comprensiva, la creatividad y el trabajo en equipo. Finalmente, aprender a programar puede ayudar a mejorar la vida de las personas mediante la creación de herramientas que facilitan el progreso. 

Teniendo claro el panorama y la importancia de los programadores en el futuro del trabajo, Crack The Code ofrece programas de nueve meses y cursos independientes con duración de dos o tres meses que pueden ser tomados por niñas y niños desde 5 años en adelante. Especialmente teniendo en cuenta que sólo 1 de cada 10 colegios en el mundo cuentan con clases para enseñar a programar sus alumnos.

Bárbara Gaxiola
info@mundoplastico.net