El paisaje laboral está experimentando una revolución sin precedentes. Según datos del estudio realizado por WeWork y Page Resourcing, 82% de los trabajadores en México ya se benefician de un esquema de trabajo flexible. Este enfoque ha probado potenciar su productividad y desempeño de manera notable. Es en este marco donde emergen figuras destacadas: los mexicanos pertenecientes a las Generaciones Y (millennials) y Z (centennials). Impulsados por la adaptabilidad y las oportunidades que ofrece el mundo digital, se les ha comenzado a identificar con el término «nómadas digitales».

Más allá de un mero nombre, ser un nómada digital representa una metodología de trabajo innovadora y moderna. Estos individuos, equipados con habilidades digitales y una mentalidad global, están redefiniendo la forma en que el trabajo se conceptualiza y se lleva a cabo. Y México, con su cultura y creciente infraestructura tecnológica, se ha posicionado a la vanguardia de este movimiento.

Diversos países han identificado el potencial de esta tendencia y han adaptado sus políticas para atraer a estos profesionales. México ha lanzado programas de visas especiales dirigidos a trabajadores remotos. Estas iniciativas permiten que los nómadas digitales residan en el país por periodos de hasta 180 días, trabajando para empresas internacionales sin requerir permisos laborales tradicionales.

La historia de Mariana: De pedagoga a nómada digital

El viaje de Mariana Regueira ofrece una perspectiva inspiradora sobre la transición hacia el nomadismo digital. Originalmente, Mariana se formó en pedagogía y trabajó en recursos humanos y cultura organizacional. Sin embargo, sintió la necesidad de reinventarse profesionalmente. Fue entonces cuando decidió inscribirse en el Bootcamp en Desarrollo Web de Le Wagon, un programa intensivo que permite a los participantes adquirir habilidades en programación en un periodo relativamente corto.

Esta decisión resultó ser transformadora. Al concluir su formación, Mariana obtuvo un puesto remoto en una empresa brasileña. Pero lo más emocionante es que esta modalidad de trabajo le permitió liberarse de las ataduras de una ubicación fija. Ahora viaja entre países de Europa y América, llevando su oficina consigo y eligiendo paisajes cambiantes como su lugar de trabajo.

Mariana, aprovechando su experiencia, comparte valiosos consejos para quienes aspiran a seguir un camino similar:

  • Reconocimiento de Habilidades: Tu experiencia previa es valiosa. Identifica cómo tus habilidades actuales pueden ser transferibles a un trabajo remoto.
  • Búsqueda Activa de Oportunidades: Investiga y busca oportunidades de trabajo remoto adaptadas a tu perfil.
  • Gestión Financiera: La estabilidad financiera es esencial. Es vital tener un flujo de ingresos constante y gestionar adecuadamente tus finanzas.
  • Planificación y Rutina: Viajar constantemente puede ser desafiante. Establece rutinas para garantizar productividad y bienestar.
  • Networking: Conecta con otros nómadas digitales. Estas conexiones pueden ofrecerte soporte, oportunidades y un sentido de pertenencia.

Para aquellos interesados en adquirir habilidades tecnológicas similares, programas como el que Mariana asistió se pueden explorar en detalle aquí.

Te podría interesar: ¿EnterTech? La revolución que está transformando la industria cultural y del entretenimiento

La tendencia del nomadismo digital seguirá creciendo en 2023 y en los años venideros. México, con su posición estratégica y atractivo cultural, seguramente continuará siendo un punto focal en este movimiento. A través de la preparación y adaptabilidad, más individuos podrán aprovechar las oportunidades que ofrece este estilo de vida, tal como lo ha hecho Mariana.

Redaccion
barbara.mundoplastico@gmail.com