El centro de la transformación digital que ha definido a la sociedad del siglo XXI se llama conectividad. Sus profundos efectos son visibles en sectores como las telecomunicaciones, retail, manufactura, logística, servicios públicos, o los servicios financieros de los últimos años. Esta revolución digital está llegando también al sector salud, impactando a prácticamente todos los sistemas y servicios médicos

La denominada “salud digital” ofrece a los profesionales de la salud formas revolucionarias de interactuar con los pacientes para enfrentar padecimientos y un alivio de eficiencia para los sistemas de salud en su conjunto. 

La salud digital, también conocida como e-Salud, se refiere al uso de las Tecnologías de la Información (TIC) en el sector sanitario, con el objetivo de mejorar la atención y el cuidado de la salud de los individuos utilizando recursos innovadores, promoviendo una gestión hospitalaria más eficiente, diagnósticos más oportunos y mejorando sustancialmente los canales de comunicación entre médicos y pacientes en todo el mundo, con una fuerte inversión desde los sectores público y privado.

De acuerdo con Statista, la inversión total de la industria de salud digital ha mantenido una tendencia creciente desde 2010, y en 2022 se ubicó en 23.3 miles de millones de dólares.

Existe un gran número de aplicaciones de las TIC en el sector sanitario. Un ejemplo básico es la telemedicina que, a través de redes 4G y 5G, resuelve el problema de que personal médico y paciente deban estar en el mismo lugar físico para realizar consultas sencillas o procedimientos de rutina, ahorrando una gran cantidad de recursos tanto a instituciones de salud, como a pacientes”. Carlos Perea, vicepresidente para América Latina en Cradlepoint

“Igualmente, las redes inalámbricas y los dispositivos IoT permiten una mejor administración y gestión hospitalaria, mediante la visualización en tiempo real de datos de egresos, ingresos, camas ocupadas, personal disponible, uso de medicamentos, etc. Incluso, la tecnología inalámbrica 5G ha permitido la realización de procedimientos de alto nivel, como cirugías, de manera remota”, agregó Perea. 

Cerrando la brecha de acceso a la salud

La digitalización del sector sanitario resulta tan importante a nivel económico y social, que desde 2005, la Organización Mundial de la Salud (OMS) implementa la Estrategia Mundial sobre Salud Digital, gracias a la cual más de 120 de sus 194 Estados Miembros se han dado a la tarea de diseñar e implementar estrategias de política pública en materia de salud electrónica. Al respecto, en agosto de 2023, la OMS puso en marcha en alianza con la presidencia del Grupo de los 20 (G-20, al que pertenece México), una nueva iniciativa sobre salud digital

Dicha iniciativa tiene como objetivo principal contribuir con la consecución del Objetivo 3 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible (ODS) de la Organización de las Naciones Unidas: Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades. En ese sentido, la nueva iniciativa pretende impulsar la elaboración de planes de inversión en salud digital; el intercambio de conocimientos y colaboración entre países y regiones al respecto; y el aumento del apoyo técnico y financiero para la implementación de la fase 2020-2025 de la Estrategia Mundial de Salud Digital. 

La digitalización de la salud tiene la capacidad de funcionar como catalizador de los procesos de universalización del acceso a los servicios de salud a los que aspiran los países en desarrollo como México. Asimismo, los avances tecnológicos también tienen grandes beneficios y aplicaciones potenciales en materia de educación médica e investigación científica, permitiendo que la transformación del sector sea integral, beneficiando a amplios sectores de la población. 

Conectividad: clave para impulsar la e-Salud

No obstante, para aprovechar el potencial de las iniciativas de salud digital resulta necesario contar con una conectividad confiable. Los avances en conectividad, como las redes inalámbricas 4G y 5G, y el desarrollo de cada vez más innovadores dispositivos IoT (internet de las cosas), son el fundamento de la transformación digital en el sector salud. De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la conectividad y el ancho de banda son herramientas esenciales para mejorar el acceso a la atención a la salud y reducir la desigualdad.  

Las formas más relevantes en que la tecnología de la conectividad está mejorando los servicios sanitarios en todo el mundo son:  

  • Ampliando el alcance de los médicos de alta especialidad más allá de las grandes ciudades e instalaciones médicas: El acceso ininterrumpido a internet a través de LTE y 5G, además de la inteligencia SD-WAN permite a los especialistas médicos guiar o realizar cirugías a distancia con pacientes en zonas alejadas de las grandes urbes. Cuando un milisegundo de retraso en la comunicación puede tener efectos catastróficos en un paciente, estas redes altamente gestionadas garantizan el guiado remoto y la monitorización en tiempo real en todo momento.  
  • Expandiendo la atención más allá de las instalaciones tradicionales: Las aplicaciones en la nube y la conectividad LTE o 5G permiten a los profesionales sanitarios llegar a las personas que necesitan evaluaciones iniciales en comunidades remotas a través de clínicas y quioscos móviles. El despliegue de estas instalaciones móviles puede configurarse desde el primer día con WAN inalámbrica y routers de edge inalámbricos, es decir, sin esperar a la disponibilidad de una línea cableada. La atención remota al paciente en su domicilio también está ganando adeptos. Con una conectividad fiable, los profesionales de la atención pueden realizar videoconferencias con los pacientes, leer radiografías y resultados de laboratorio de alta resolución y realizar un seguimiento del paciente en tiempo real a través de dispositivos conectados. 
  • Desplegando atención de telemedicina móvil desde ambulancias equipadas con dispositivos IoT, que permiten iniciar la evaluación del personal médico e instrucciones al personal de la ambulancia para las primeras respuestas, ganando minutos críticos que pueden marcar la diferencia.  
  • Mejorando el rendimiento del personal sanitario y disminuyendo costes al liberar tiempo y recursos dedicados al transporte innecesario de personal y pacientes.

En México ya está en marcha la transición digital en diversos sectores. De acuerdo con el reporte “State of Connectivity: Mexico 2023”, realizado por Cradlepoint entre propietarios de negocio, ejecutivos nivel C o gerentes de alto nivel en empresas mexicanas (incluyendo el sector salud) nueve de cada 10 encuestados ya utiliza conectividad celular en su negocio, y el mismo número planea adoptarla en el futuro cercano.

Te podría interesar: Gemelos digitales podrían salvar vidas en caso de un sismo: Tata Consultancy Services

Específicamente sobre salud, el reporte informa que el sector salud será uno de los más beneficiados con una mejor conectividad, mientras que cerca del 90% de los encuestados asegura que las áreas rurales sufren atrasos en materia de atención médica debido a la mala conectividad.

“En México son cada vez más los sectores que se están digitalizando”, sostiene Carlos Perea. “La digitalización del sector salud es un proceso que se encuentra en marcha, y es cuestión de tiempo para que los beneficios sean más tangibles. Las posibilidades de reducir brechas de acceso, y de impulsar al sector sanitario a través de la conectividad son amplias, por lo que la inversión e impulso a este proceso resultan no solo necesarios, sino prioritarios”.  

Redaccion
barbara.mundoplastico@gmail.com